Sígueme

Acerca de un tal Carlos Polo...


Carlos Polo no se identifica con los rótulos de  escritor, poeta, tampoco con el de periodista, en esencia  no es más que un contador de historias anclado en el Caribe colombiano a voluntad propia. Polo  mira con indiferencia la impuesta camisa de fuerza que los ‘entendidos’ y perseguidores de la libertad han definido como formatos. Entre sus más furibundas persecuciones se encuentra esa extraña fijación de buscar a golpe de palabra el colorido y la vitalidad del barrio popular. Ha publicado para la Revista Puesto de Combate, Carrusel, Gavia, Huellas, Actual, Víacuarenta Galerías. Para los periódicos AND, Al día, el Punto entre otros. Creó y dirigió la Revista Labrapalabra. Durante cinco años trabajó como redactor y cronista de El Heraldo. En 2001 y 2002 consecutivamente ganó el primer lugar en el Concurso de Guiones y Libretos de la Universidad Autónoma del Caribe. En 2009 obtuvo el primer lugar en el Premio Nacional de Cuentos de la Universidad Industrial Santander – UIS- con el libro Rapsodia para reclutas asustadizos publicado ese mismo año. De 2014 a 2016 pasó por una extraña racha de menciones de honor, especiales, nominaciones y segundos lugares en diferentes premios literarios y periodísticos. Con el trabajo colectivo Infierno en la Modelo obtuvo una Mención Especial en el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. Este año obtuvo el primer puesto en el Premio Ernesto McCausland Sojo Promigas a la mejor Crónica del Carnaval en la categoría de Prensa digital, con el trabajo Un Carnaval con el disfraz de la abandoná. En 2004 publicó el libro Polifonía de Colores (poemas) en 2006 publicó el libro de cuentos Testamento de la barriada, en 2009 publicó la novela La suerte del perdedor. Tiene engavetada una saga inédita de novelas cortas tituladas: Si su jefe es un vil idiota, no se desanime mátelo. Cuando se tope con un esnob haga patria, golpéelo y reclame una tableta y Si no está pasando en el barrio olvídalo amigo mío, eso no es una verbena.   

Al lado del camino - Fito Paez

   


No hay comentarios:

Publicar un comentario